Algo de tiempo

No te voy a engañar, no estoy en mi mejor momento.

Bueno, yo me siento bien (creo), pero las circunstancias se están presentando adversas.

Después de todo lo que te conté sobre la carcoma, creí que al fin llegaría la calma, pero por lo visto me equivoqué: las semanas siguientes fueron igual de complicadas.

Empezó el curso, las obligaciones, las responsabilidades – el agobio, el cansancio, la incertidumbre… Así andaba yo, arrastrando mis agujas como alma en pena, a la espera de un momento para volver a centrarme.

Cofié en que sería durante este puente, que en principio tenía tiempo libre para escribir, pero de pronto me bloqueé: tenía medio artículo hilvanado y no conseguía acabar de darle forma… “Déjalo reposar” – me dije, haciendo caso de mis Lecciones de Tejido. Pero empezaron a pasar los días y yo seguía sin poder encadenar dos palabras en una oración…

¿Qué pasa? Empecé a preguntarme ¿Qué es lo que se me está atragantando?

Y de pronto estalló, como un grano que supura (perdón por la analogía, sé que no es una imagen bonita pero es la que mejor representa estos momentos: algo que va creciendo, haciendo daño, hasta que por fin revienta y alivia…)

Cogí mi diario y empecé a escribir. Como si estuviera poseída y no pudiera parar.

Surgieron una y mil palabras, mil y un miedos que estaban ahí enterrados, esperando a que yo quisiera hacerles caso.

Me di cuenta de que no podía escribir porque no estaba sientiendo lo que escribía. Y de pronto todo lo que tenía sobre la mesa me pareció una tontería, palabras vacias; todo me resultó forzado.

Imaginé a alguien que pudiera entrar en este espacio – alguien que quizás me conozca y se pase por aquí en plan anónimo – y me sentí muy ridícula ¿A quién le podrían interesar las paranoias que se me cruzan por la cabeza? Me sentí una impostora.

Me pareció que este blog no tenía ningún sentido, ni siquiera una temática concreta…

Pero al mismo tiempo algo me impulsaba a seguir escribiéndolo.

Y son tantas las cosas que quiero decir que a veces me pierdo…

Pienso que quizás sea cuestión de ir intentándolo de a poco, hasta encontrar mi propia voz.

Porque en el fondo algo me dice que espere, que siga adelante; que el camino irá apareciendo solo. Algo me dice que confíe.

Y es que al mismo tiempo, por primera vez en mi vida, no sé cuál es el siguiente paso y eso me desconcierta. No sé a dónde voy, no sé dónde estaré dentro de seis meses… Sólo sé que estoy aquí.

Quizás sea el momento de dejar que las cosas sucedan, sin presiones, y permitir que la vida me sorprenda. Pero me resulta tan extraño que me aterra.

Es algo nuevo para mí (tan organizada ella) y este fin de semana por primera vez fui consciente de lo mucho que me asusta. De pronto tengo tiempo para experimentar, para probar, sin presiones…

Voy a necesitar algo de tiempo para adaptarme.

Hasta la próxima,

Firma

 

Necesito algo de tiempo y no sé cuando estaré por aquí de vuelta. Si quieres que te avise, déjame aquí tu correo.
Anuncios

14 pensamientos en “Algo de tiempo

  1. Hola Vero!!!. A mi me ayudó mucho tejer mandalas de ganchillo. Los mandalas son centros energéticos sagrados existentes en todas las culturas.Tejerlos está equiparado a una meditación. Los colores y sus formas tienen significados. El centro eres tú y a partir de ahí de lo que se trata es de crecer…. afanada en ese crecimiento, empiezas a usar colores y darles forma… llevándote a una meditación y a encontrarte en armonía con el universo. Ponte música…, incienso…………….., si te apetece, observa los hilos y empieza por el que más te atraiga.
    Puedes probar también a colorearlos en papel. Internet está lleno de páginas con plantillas de mandalas para colorear. Prueba y me cuentas. Por cierto… me gusta como escribes, sigue haciéndolo desde el corazón, por favor. Gracias.

    Me gusta

  2. Pues eso de que no le interesa a nadie lo que cuentas es totalmente incierto. Seguro que muchas de tus lectoras nos identificamos con tus sentimientos en este momento. Para empezar yo, que me he visto embarcada en un torbellino últimamente y ando como vaca sin cencerro. La vida son ciclos.

    Besos y ánimos.

    Me gusta

    • Gracias, Montse! Como digo en el artículo, quizás sea sólo cuestión de tiempo adaptarme a esta nueva etapa; pero a veces las sacudidas son tan fuertes que te dejan dando vueltas como una peonza… Muchos ánimos para tí también! Un abrazo

      Me gusta

  3. Todos en la vida tenemos momentos que no sabemos por donde tirar y pensamos que no podemos continuar adelante o simplemente nos atascamos y pensamos que de ahí no podremos salir. Pero siempre se sale, unas veces antes y otras después, solo hay que tomarse su tiempo y tranquilamente volverá la luz, segurisimo. Un besazo muy grande y mucha fuerza

    Me gusta

    • Claro que sí, Soraya! Y créeme, en los últimos tres años casi me he convertido en una experta en esto de vivir en la incertidumbre. Pero era la primera vez que hablaba de eso en el blog y la verdad es que escribir cosas tan personales en la blogosfera, impone 😉 Un abrazo y muchas gracias por pasarte!

      Me gusta

  4. Yo ando perdida también, por,muchas situaciones adversas que parecen se han puesto de acuerdo para llegar, creo que eso nos advierte de que debemos parar, mirar hacia dentro, sentir y tomar consciencia porque algo ya ha cambiado. Mucho amor, déjate fluir y todo llegará. Para mi leerte es un refugio que adoro. Espero ahora te pueda dar con mis palabras un poquito de aliento. Ojalá. Aquí me tienes

    Me gusta

    • Tal cual, Isabel! Estos momentos de ‘click’ (como yo los llamo), en realidad son indicadores de que hay que ajustar un poco el rumbo. Y sí, atravesarlos es duro, agotador, pero también es un aprendizaje de paciencia y perseverancia. Mucho ánimo y muchas gracias por tus palabras, son muy reconfortantes.

      Me gusta

  5. Hola Vero, por la vida pasamos tiempos buenos y otros no tan buenos, a veces nos pensamos que estamos en un callejón sin salida y nos agobiamos un poco, o mucho.
    Yo pasé por esto hace ya algun tiempo y me parecia que la vida no tenia ningún sentido, que habia hecho todo lo que se esperaba de mi, los hijos ya se fueron de casa y hacian su vida y ya no me necesitavan, me quedé sin trabajo y a una edad en que eres demasiado joven para jubilarte pero demasiado “vieja” o con demasiada experiencia para trabajar. Tuve que hacer un “reset” en todos los sentidos, buscar algo que me motivara. Aún estoy en ello, me esta costando mucho y tengo que animarme a levantarme un dia si y el otro tambien, pero poco a poco voy avanzando, y tu aunque no lo sepas me estas ayudando, tu me deleitas y me animas con tus escritos y tus enseñanzas. Siempre me ha gustado hacer punto con agujas y con ganchillo, antes cuando trabajaba me estresava porque cuando empezaba ya queria ver mis trabajos acabados, ahora despues de topar con tu blog por casualidad empezé a coger una vez más el ganchillo y las agujas y ahora me relaja muchisimo.
    Piensa que despues de una tempestad viene la calma y los colores son mucho más vivos y claros. Confia y veras como las cosas se van a arreglar y a poner en su sitio y seguramente algo bueno saldrà de todo esto.
    Un abrazo muy grande

    Me gusta

    • Guau, María, eres una valiente!! Mi historia es casi anecdótica (emprender cuando no tienes nada que perder es relativamente fácil), pero tener el valor de hacerlo cuando parece que los pasos de la vida ya están marcados, requiere mucho coraje. Me alegro de contribuir aunque sea un poquito a todo este proceso, que aunque duro es también maravilloso. Desde aquí te mando muchos ánimos, un abrazo muy grande y mi más sincera admiración. De nuevo, eres una valiente por atreverte a mirar hacia adentro cuando ya nadie quiere hacerlo. Algo bueno llegará para todas, colores más vivos y olores más dulces. A por todas!!

      Me gusta

  6. Hola Vero, no te pierdas en la lástima, aunque sólo te conozco por internet, me parecés una personita muy vital y emprendedora, pero es así… la vida tiene sus ciclos, ya va a pasar esta etapa y volverá a salir el sol…Si te gusta leer cosas que inspiran, te recomiendo el libro que podés descargar gratis “Pon el Cielo a Trabajar”, es hermoso y nos hace conocer cuántos seres están dispuestos a ayudarnos… sólo hay que pedírselo y ponernos en tus manos.Bueno, espero que este mensaje te sea útil, desde Argentina un beso y un abrazo de oso, de una abuela que ya transitó un trecho de camino en la vida, y sabe de qué habla… Cariños

    Date: Thu, 15 Oct 2015 22:43:08 +0000 To: martitapineda55@hotmail.com

    Me gusta

    • Para nada, Marta! Igual no se entiende muy bien cuando se pasa a la palabra escrita, pero no era un artículo de lamentos en absoluto. Simplemente quería poner de manifiesto (confesar, sería la palabra más apropiada) cómo me siento realmente. Porque hasta ahora siempre había escrito sobre tejidos, pero desde hace tiempo sentía la necesidad de pasar a un estilo más personal… Y quieras que no, eso cuesta; porque no es contarle las penas a tu mejor amiga, sino publicarlo en Internet donde cualquiera puede leerlo. Gracias por el libro que me recomiendas, voy a buscarlo y echarle un vistazo, tiene muy buena pinta. Y gracias por pasarte, por comentar, de verdad que valoro mucho todas vuestras palabras de ánimo y apoyo. Un abrazo grandísimo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s